Origen y evolución de la raza

Miles de años atrás, el hombre saco al lobo de su entorno salvaje para incorporarlo a su rutina de vida. Lo socializo, lo domestico y fue adaptando las funciones del animal según sus necesidades, las que estaban influenciadas por cambios socio culturales y económicos; según la época que le toco vivir. Así y a través de miles de años, diversas razas de perros se fueron originando a través del tiempo según zonas geográficas y por las diversas funcionalidades que se le asignaban al perro tales como: guardia, pastoreo, compañía, caza, etc.
A pesar de que el origen del Rottweiler como lo conocemos hoy en día, es de comienzos del siglo XX, solo a la mitad de este, la Federación Cinológica Internacional (FCI) lo reconoce como una raza auténtica, sacando el primer estándar oficial de la raza el 23 de Febrero de 1955.
Antes de adentrarse en el desarrollo de la raza en el siglo XX y su evolución a través del mismo, analizaremos sus orígenes.
Por mucho tiempo y en la evolución de cada raza, la domesticación de los animales, los cambios en las condiciones de vida, los factores económicos, los cambios sociales y la influencia del hombre ha alterado la apariencia de los perros tales como: la forma, el pelaje, el color, el tamaño, etc. , como también sus cualidades mentales.
Algunos estudios de razas antiguas han llegado a la conclusión de que el Rottweiler desciende del perro de la edad de Bronce (Bronce Age Dog). La edad del bronce fue seguida de la edad del hierro, la que no solo se caracterizo por el uso de los metales sino también por una forma de vida más establecida y por la crianza de ganado. Así y bajo la influencia del hombre, perros más grandes y fuertes se fueron desarrollando en el correr del tiempo, sumado a la combinación con razas salvajes. Por lo anterior, se presume que los perros de la edad de Bronce son los antepasados de nuestros perros de pastoreo, que en aquel entonces no se usaban más que para proteger el ganado de bestias y bandoleros, mas que para cumplir faenas de guía del ganado. Sin duda, estos perros debían ser más grandes y fuertes que sus antepasados, los que también eran utilizados para ayudar en la cacería. Con el desarrollo del tiempo características como el tamaño, forma, color, pelo, etc., además del carácter fueron generando razas para propósitos particulares, donde el clima y entono también ayudaron en las evoluciones. Posteriormente, instituciones organizadas de amantes de una y otra raza fueron creando estándares en donde al paso del tiempo, fueron privilegiando gradual y selectivamente en la crianza tales o cuales características, dando origen hoy en día a lo que conocemos como perro de raza. El reconocimiento de una raza no es inmediato y en la nuestra, tuvieron que pasar casi 50 años para que fuera reconocida Internacionalmente a pesar de existir el primer estándar especialista desde comienzos del siglo XX.
El origen de los perros molosos se remonta a los tiempos de los Romanos A.C (antes de Cristo), donde poderosos perros de pelea se utilizaban en circos romanos. Ellos provenían del Mastiff Tibetano y de perros de Asia Occidental. Con los ejércitos y las expediciones llego la edad media. El paso por los Alpes, el Rhone y el Danubio fue dejando su marca en algunas grandes razas de perros de exposiciones de hoy en día. El Komondor, el Kuvasz, San Bernardo y grandes perros de las montañas Suizas como el Abruzzi y el Pirineo son algunos pocos ejemplos de cómo con el paso de los siglos, el proceso de fusión de perros inmigrantes con perros nativos dio origen a diversas razas actuales. El clima, paisaje y uso, eran los factores que el hombre busco para amoldar el carácter y apariencia física de estos perros. Las condiciones de crianza y mantenimiento, la selección y el rechazo natural, fueron factores determinantes a la hora de criar perros fuertes, robustos, con autoconfianza (seguros de sí), duros a la hora de defender la propiedad o pertenencias y de muy buen rendimiento físico.
Los primeros contactos entre las personas y perros se produjo con los guerreros y comerciantes lugareños, a través de las montañas y grandes ríos. En lugares apartados, en montañas inaccesibles, en bosques frondosos, las razas locales parecían menos alteradas. Sin embargo, en aquellos lugares más accesibles al comercio y al paso de los guerreros, las cualidades de guardia eran más notorias en los perros extranjeros. Fue esta combinación y fortalecimiento de caracteres, lo que influyo en la crianza y nos permite ver los perros que hoy tenemos. El perro de pastoreo ya no solo debía cuidar el ganado, sino que también cuidar y defender la casa y pertenencias, el campamento, ser un perro que coopere en operaciones militares, un perro tanto de guardia como de combate, con el coraje suficiente para enfrentar incluso a osos, jabalís salvajes y otras bestias e incluso poder auxiliar a su amo de ser necesario.
Razas como los Bulldogs, los ancestros de los Boxer Alemanes y perros de Agua como el Hovawart y otras razas lugareñas mezclando las mejores cualidades físicas y mentales de los perros de lucha romanos y nativos perros de pastoreo, dieron origen a perros que se hicieron constantes compañeros y protectores de ganaderos y carniceros, donde su tarea principal era salvaguardar sus pertenencias y el ganado, defendiendo a su amo y su propiedad sin dubitativas, ordenar a los toros rebeldes, acompañar a sus amos por caminos peligros, salvaguardar su dinero, siendo un trabajador incansable y muy fiel. Fue así, como en un pequeño pueblo llamado Rottweil, nombre dado en la edad media a una antigua colonia romana, nace el conocido Perro del Carnicero o hoy conocido como ROTTWEILER.
Nuestros rottweiler están lejos de ser aquellos excelentes perros de ganado o guardia mencionados en su origen, aunque su perfil psicológico esta más cerca de los Mastiff o del Boxer Alemán. Richard Strebel (un reconocido Cinologico Alemán de comienzos del siglo XX), hace mas de 50 años asoció el origen del Rottweiler a sus ancestros romanos, mezcla de perros de origen Ingles con Pastores Istrian y Bulldogs, teoría básicamente fundada en la referencias de ciertas aproximaciones del comportamiento psicológico, colocando importancia en trabajos transmitidos de pintores y escultores, muchas veces algo inciertos. Por esta razón, muchos amantes de los rottweiler se han abstenido deliberadamente de reproducir o aludir viejos cuadros o fotos.
La evolución ha tomado su curso desde el Arca de Noe, aquellos perros de los carniceros mas cercanos a los actuales es lo mas cercano a nuestros perros de hoy. Difícil se hace pensar que en aquellos entonces estos carniceros hayan pensado en potenciar las cualidades físicas y síquicas de aquellos perros, siendo en un comienzo la selección natural el método de reproducción utilizado entonces. Con el correr del tiempo se hizo necesario mantener dichas cualidades dada la versatilidad de funciones que prestaban estos perros al hombre (carniceros y ganaderos). Debido a ello, estos perros comenzaron a ser una herramienta de trabajo indispensable. Fue así como se empezó a comprender, a mirar con ojos selectivos esta raza y se procuro ir acrecentando sus diversas cualidades. Este paso fue muy beneficioso para la raza pues contribuyo a fijar las buenas cualidades funcionales y sicológicas en la crianza, por sobre lo estético (aspecto que solo lleva a destruir la esencia de una raza, cualquiera esta sea).
Como mencione anteriormente, Rottweil dio su nombre a nuestra raza. Esta antigua ciudad romana conectaba diversos lugares en sus cuatro direcciones, por ende, era lugar de paso de muchos comerciantes. Ocurrió así un intercambio de ganado y maíz, donde carniceros y distribuidores de ganado de muchos países establecían contactos comerciales y se fue haciendo común hablar de perros. Así muchos de estos comerciantes llevaron perros de este lugar a sus países, tomando el nombre del perro no solo el nombre de su lugar de nacimiento sino también llevando la reputación obtenida por sus logros y el renombre de sus criadores.  También el rottweiler era utilizado por panaderos, carniceros y ganaderos, como perro de tiro, dañando con este tipo de trabajo, su longevidad. Muchas veces estos perros pasaban su mayor parte del tiempo encadenados, privando así su instinto natural de libertad, de desplazamiento en compañía de su amo (aspecto no menor a considerar hoy en día, donde los espacios urbanos se han reducido con el crecimiento acelerado de las ciudades).

Con el correr del tiempo, su buena reputación ya había traspasado fronteras y a sus reconocidas cualidades, sumado a su sólido carácter, su fidelidad, su adaptabilidad y los cambios económicos de la época, habían llevado al rottweiler a ganar verdaderos amigos de diversas profesionales y de diversas clases sociales.
Cuando los cinologos modernos tomaron al Rottweiler bajo su escrutinio, ya era una raza depurada, cuya calidad distintiva fue muy bien descrita por una escritora imparcial la condesa Aga Vom Hagen como sigue: Este duro y fiel compañero, afectuoso, cariñoso con los niños. El hace una clara distinción entre el servicio y lo fuera de servicio. Un feroz guardián que se vuelve cordero en la vida privada. No hay nada que lo perturbe. Sus nobles cualidades son su fortaleza, su alegría y su caluroso corazón.

About these ads
Explore posts in the same categories: Historia

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: